viernes, 3 de abril de 2009

Con Cristina Peri Rossi en Cosmopoética















Hotel conquistador

La última noche
el vestíbulo iluminado
la gran araña central brillando
los sofás de fieltro engalanado
la música suave de la estereofonía
y aquel muchacho gay que nos miró con comprensión
trajo champagne
trajo dos copas
y nos invitó a brindar
Nos miramos con turbación
con asombro
con complicidad

No dijimos nada
sólo soreímos
pero aquella noche
el mundo era plácido
cómplice benigno

aquella noche
en el hotel Conquistador
(ciudad de Córdoba, año dos mil seis)
durante un tiempo breve
como la luna

como el canto del agua en las fuentes moras

la paz era posible
el silencio tenía acordes
y el futuro parecía una seda
todavía núbil.

(Poema de Cristina Peri Rossi)

9 comentarios:

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Lola, vas a participar en el sábado literario?
un beso,
Juanma

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Lo dirijo yo, otro beso

Mercedes dijo...

Lola, el sábado literario tiene que ir en la entrada de blog. Por fa, arreglalo lo antes posible. No sea que la gente lo vea y piense que se puede añadir como gadget. Es una entrada que debe permanecer ahí todo el sábado.
Un beso, guapa.
PD: Le dije a Juanma que te lo comentara, pero bueno, ya lo hago yo.

megg dijo...

hola buenos dias ..m pasré dspues que no veo la entrada
te has dormido??

estamos a sábado he??
que llega el bus!!!!
luego vuelvo

CASANDRA dijo...

Me gusta muchísimo esta escritora. Cariños!!

El Desván de la Memoria dijo...

Hola, Lola.
He leído tu relato del sábado, lo malo de incluirlo como gadget, además de que no se actualiza en los blogs, es que no se puede comentar. Por eso te escribo aquí. Me ha gustado esa visión de los gorriones; es cierto que los pisos de los edificios le deben parecer jaulas.
un abrazo,
Ramón

Pantera dijo...

Lo mismo que te han comentado el resto de bloggeros, al ponerlo como gadget no admite comentario y no se actualiza, guapa.
El texto me ha gustado mucho, pobres gorriones siempre enjaulados.
Un abrazo sin barrotes.

XoseAntón dijo...

No existe mayor prisión que enjaular unas alas, es como quitarnos nuestra esencia, que son los sueños.

Bikiños

Carmina dijo...

wapa donde nos has puesto los sabados literarios, asi no se te puede comentar, bueno pues lo hago aqui, seguramente ellos tambien nos veran dentro de una jaula, tremendamente buena esa hipotesis