viernes, 9 de enero de 2009

Introducción: Mi VIAJE A RUÁN...



Tomé el avión a París y después un tren desde la Gare Saint-Lazare. Os aseguro que la estación apenas ha cambiado desde que la pintó Monet, solo que los trenes ya no son de vapor.
El tren transita paralelo al río Sena y me sorprendió el verdor de sus riberas y la armonía de sus pueblitos.
El trayecto a Ruán se hace aproximadamente en una hora. Los revisores siguen llevando unos uniformes con gorra de plato, como a principios de siglo.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Hola, Lola:
Bienvenida al territorio Bloggero.
Seguro que tu olivo está encantado de que lo hayas elegido como parte importante de esta nueva andadura que comienzas.
Un abrazo,
Merce.

El Desván de la Memoria dijo...

Bravo, Lola. He descubierto tu recién estrenado blog y además de alegría me hace mucha ilusión que tengas un espacio donde mostrar todo lo bueno que escribes. Bienvenida y ya sabes que compartes camino con gente muy maja y dispuesta a echarnos siempre una mano.
Un abrazo,
Ramón