viernes, 9 de enero de 2009

El olivo y los poetas


"Y el verdor ceniciento o plata de los olivos según el viento. ¡Cómo se parece en su seriedad, en su grande monotonía, al mar!" (José Antonio Muñoz Rojas)

Trabajo que realicé para el número 5 de la revista Calle del Agua
Otoño de 2004

En la lírica tradicional nos encontramos con estos poemas anónimos pertenecientes al cancionero español del siglo XV.

Que no hay tal andar
por el verde olivico,
que no hay tal andar
por el verde olivar.

Gritos daba la morenica
so el olivar,
que las ramas hacen temblar.
La niña, cuerpo garrido,
lloraba su muerto amigo
so el olivar:
que las ramas hace temblar.

****
---
Tres morillas me enamoran
en Jaén,
Axa y Fátima y Marién.
Tres morillas tan garridas
iban a coger olivas,
y hallábanlas cogidas
y tornaban desmaídas
y las colores perdidas
en Jaén,
Axa, Fátima y Marién.

( continuará...)


Antonio Machado, - poeta de la generación del 98- y que posiblemente sea quien más ha cantado al olivo- nos ofrece gran variedad de poemas, desde los más costumbristas, hasta los que expresan los sentimientos más intimistas. Nacido en Sevilla, el poeta residió en Baeza donde el paisaje de olivar debió impregnar sus pupilas:




Sobre el olivar.
Se vio a la lechuza
Volar y volar.
Campo, campo, campo,
Entre los olivos,
Los cortijos blancos...
Y la encina negra
A medio camino
Entre Úbeda y Baeza.


El poeta nos confiesa que sus aficiones eran pasear y leer. Seguramente la nostalgia por la reciente muerte de su esposa va a dar el toque de desesperanza a estas composiciones breves en coplas o romancillos en las que se describe el paisaje andaluz.

Los olivos grises,
Los caminos blancos.
El sol ha sorbido
La calor del campo,
Y hasta tu recuerdo
Me lo va secando
Este alma de polvo
De los días malos.


En “
Olivo del camino”, recogemos la estrofa II, debido a lo largo del poema, y porque creemos que es la más bella y expresiva:

Hoy, a tu sombra, quiero
Ver estos campos de mi Andalucía
Como a la vera ayer del Alto Duero
La hermosa tierra de encinar veía.
Olivo solitario,
Lejos del olivar, junto a la fuente,
Olivo hospitalario
Que das tu sombra a un hombre pensativo
Y a un agua transparente,
Al borde del camino que blanquea,
Guarde tus verdes ramas, viejo olivo,
La diosa de ojos glaucos, Atenea.

De su libro”
Campos de Castilla”, escrito hacia 1907, encontramos el poema: “Los olivos”, en donde sus recuerdos siguen fijos en Andalucía. De él extraemos los primeros versos.

¡Viejos olivos sedientos
bajo el claro sol del día,
olivares polvorientos
del campo de Andalucía1
¡ El campo andaluz, peinado
por el sol canicular,
de loma en loma rayado
de olivar y de olivar!
Son las tierras
Soleadas,
Anchas lomas, lueñes sierras
De olivares recamadas.
Mil senderos. Con sus machos,
Abrumados de capachos,
Van gañanes y arrieros.
¡ de la venta del camino
a la puerta, soplan vino
trabucaires bandoleros!
¡ olivares y olivares
de loma en loma prendidos
cual bordados alamares![...]

(hasta otra entrega)


4 comentarios:

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Si está aquí Lola!! jajaja, te pillé. Qué bien!

Bajo mi olivo dijo...

Acabamos de bautizar al niño.
Su nombre es BAJO MI OLIVO
Mercedes ha sido la madrina.
Bienvenido a mi blog, has sido el number "juan"

Felisa Moreno dijo...

Bienvenida al mundo de los blogs, pero cuidado, que esto engancha. Un abrazo muy fuerte y que publiques muchos post.

Dorotea dijo...

Bienvenida, Lola, y lo del olivo es una pasada: cuando me toque un premio (literario, si puede ser, pero no rechazaría tampoco el euromillón), pienso comprarme una miniparcela con un olivo, o dos, o tres... ya te inviaré a merendar 'bajo el olivo'.
Un abrazo,
Dorotea